“Mucho mas que una vida”9

El silencio y el ocultismo en aquella casa era generalizado, vivían en la realidad que querían contarles.

Los mayores, incapaces de hablar de lo duro que fue su infancia, sin hablar entre ellos de lo que ocurría, el miedo y el silencio eran sus aliados.

Les enseñaron a no hablar, mantener sus ideas o mejor que no tuvieran ideas al margen de los demás..

Encerrada en el baño, como siempre, la música era su compañía, se mira al espejo mientras en la puerta no paran de dar golpes diciendo -¿Quieres salir ya?-

Sus dieciocho años deslumbraban por donde pasaba, abrió la puerta enfadada

-¿Quieres dejarme en paz, estoy ocupada?-

-Yaa- dijo su hermano mayor, -Como siempre poniéndote como un payaso-

Ella salio del baño muy enfadada y dando un portazo gritó, -Nadie me entiende en esta casa creéis que soy una niña y ya soy una mujer.

Al otro lado del pasillo se escuchó una voz que dijo..

-Tendrías que estar ayudando a tu madre… eso es lo que tienen que hacer las jovencitas de tu edad, prepararse para que un hombre se sienta orgulloso de su mujer, como sigas así no te querrá ningún hombre a su lado- Aquella voz grave profunda y autoritaria era la de su padre.-¿Que dirán los vecinos?

No sabía que hacer, no sabía que pensar, ante todo el respeto a su familia, obediencia y que se sintieran orgullosos de ella.

Su otro yo no entendía porque una mujer tendría que ser sumisa, estar a expensas de un hombre toda la vida.

Miraba a su madre siempre callada, siempre trabajando en casa sin tener ni un solo momento de descanso, sin contradecirle en nada.

Sus ojeras cada día eran mas oscuras y profundas pero jamás decía nada,cuando las cosas iban mal solo repetía continuamente como si lo tuviera grabado-tengo suerte de tener una familia, una mujer sola no puede llegar a ningún sitio.

-Hija por muchos sueños que tengas en tu cabeza loca, solo tienes que céntrate en encontrar a un buen hombre.-la vida

Aquella voz la transportó a una época pasada, por mucho que intentaba recordar esa voz no era capaz.

Apoyó su espalda en la pared  y dejó caer su cuerpo resbalando hasta quedar en cuclillas, se acurrucó como cuando era pequeña y empezó a llorar en silencio, como siempre lo había hecho.

Mientras, María en su mecedora seguía en su sueño mas profundo….

Ave Fénix

 

Anuncios

Un comentario sobre ““Mucho mas que una vida”9

Agrega el tuyo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: