Cadena, primera, casa.

Recorrí 100 metros por aquel camino nevado, como la pesadilla que me perseguía cada noche  de navidad desde que se fue.

Cuando llegué no esperaba que la cadena de estalactitas me impidiera entrar en  casa. Pasé año tras años escondida, me llenaba de excusas para huir sin aceptar su marcha.

Esa noche por primera vez sentí su presencia en cada copo, en cada guirnalda y me atreví a colgarlas como él me enseñó.

       ”  Pude sentir la navidad “

Ave Fénix.  

                  

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: