En ellas fluía algo muy especial, se complementaban muy bien e incluso cuando discutían. A María con su temperamento , fuerza y seguridad nadie se atrevió a decir ni una palabra de lo que tenía o no tenía que hacer.

Suena el despertador, empieza la jornada con acordes que marcan el día a día.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑