Aquel verano fue inolvidable, nunca mejor dicho. Por las mañanas, cuando todavía los demás dormían me encantaba ir a aquella playa que íbamos de pequeños, solo que ahora era mucho más complicado acceder a ella. Aquello era una zona rocosa en la que habían hecho un acceso a una especie de playa. 153 escalones para... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑